Buscar

Categorías

Newsletter

In memoriam

Lola era una gata pequeña, dulce y delicada. Llegó un día de verano para traer el sol y se fue una cálida noche de septiembre dejando en su hogar fuertes lluvias. Lola The Cat nace en su honor y en su memoria

Quienes no han tenido la fortuna de conectar con un animal, suelen ver desmedida la pena de sus dueños cuando lloran su pérdida, pero quienes han dado con un idioma común conocen lo grande del tesoro, y saben que la negrura que dejan al marchar se asemeja a la de un ser querido. La herida quizá cierre antes, pero lo cierto es que nunca lo hace del todo y a veces, cuando el tiempo cambia, la cicatriz recuerda.

Color azabache y brillo intenso, ella fue una gata irrepetible. Mimosa y muy divertida, siempre con su mirada inquisitiva color esmeralda, era fina y elegante del modo más sencillo. Cuando fue madre, dio lecciones de ternura y dedicación, y cuando un bebé le suplantó en el trono, fue cuidadosa y compresiva. Tan inesperada su llegada como su marcha, ronronea hace ya mucho bajo la sombra de un roble con fortuna. Su recuerdo, a buen recaudo en el corazón de unos pocos escogidos. Va por Lola.